sábado, 11 de octubre de 2008

MILO MANARA


A principios de los años ochenta se hizo famoso un cómic que su autor, el dibujante italiano Milo Manara, tituló El clic. El argumento de esta obra resultó muy sugerente y tuvo mucho éxito: un científico y médico de familia enamorado de la joven Claudia Christiani, que se manifestaba fría e inaccesible a cualquier estímulo sexual (es decir, frígida, que dirían nuestros abuelos) diseña un dispositivo que, una vez instalado en el cerebro de aquella mujer objeto de su deseo, puede provocar en ella un proceso de erotización intenso.

A modo de vendetta, o de aprendizaje forzado, el frustrado varón, ante la frialdad de la joven, accionaba el dispositivo en las situaciones más comprometidas, de forma que ella se excitaba tremendamente y satisfacía su tensión sexual sin importarle el contexto, lo comprometida que fuese la proposición o el desenlace de aquel episodio sexual. De esta manera, siempre brusca e inesperada, la joven Claudia promovía acercamientos, estimulaciones, tocamientos y proposiciones con frecuencia tremendamente directos, pornográficos y muy comprometidos.

Al principio, ella sentía un lógico rechazo ante aquellos sentimientos sexuales tan intensos e inoportunos que descubría nuevos, pero conforme avanzaba la historia, la joven conseguía desenvolverse cada vez con menos disgusto e incluso llegó a desear estos inesperados episodios.

Fragmento de QUO

No hay comentarios: